Luces LED vs Luces convencionales

La tecnología LED es actualmente la más ecológica de todas las posibles fuentes de luz. En comparación con todos los sistemas existentes para iluminación es el sistema que menos energía consume. Además no contiene mercurio u otros materiales tóxicos, contaminantes o radiactivos.

Puesto que no requiere generar puentes de plasma como la fluorescencia o calentar el mercurio como el neón, su encendido es prácticamente inmediato incluso a bajas temperaturas. El encendido se produce instantáneamente al 100%

Equivalencia de luminosidad:

Buscar una equivalencia de luminosidad entre Watios y LED es algo complicado.

Hemos aprendido a medir la luz en Watios, lo cual, nos daba una referencia de iluminación, pero cada fabricante da una serie de características al producto, que determinan la capacidad y calidad  de emisión de luz. Así pues, no todas las fuentes de luz tradicionales de 40W emiten la misma cantidad real de luz.

En un LED, los vatios muestran el estado de consumo en funcionamiento, no la capacidad e intensidad de iluminación.

La eficiencia luminosa

El parámetro que se utiliza para medir la cantidad de luz real emitida por una fuente de luz es el lumen (lm). La relación entre la cantidad de luz emitida y la potencia consumida (Watios) por una fuente de luz se llama Eficacia Luminosa (lm/W).

Otro parámetro a tener en cuenta es la Luminacia (Unidad Lux – Lx) que equivale a los lumenes por m2 que emite una fuente de luz. Este parámetro varia en función de la altura en la que está instalada la fuente de luz y la zona que tenemos prevista iluminar.

Bajo consumo:

Con una bombilla de LEDs de unos 5W, se logra un efecto lumínico aproximado equivalente a una convencional de 35-40W. Esto se traduce en una elevada reducción del consumo energético de hasta un 85% frente a las bombillas convencionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *